Buscar en este blog

Cargando...

lunes, 8 de agosto de 2016

La Virgen de la Purísima Concepción y las brujas de Albarcones








ALBARCONES

Ubicación:                 Albarcones.
Municipio:                Doctor Arroyo, Nuevo León.
Giro económico:      agrícola y ganadero; también ixtlero durante su última etapa
                                    como hacienda antes de la repartición ejidal.
Distancias:                340 km de Monterrey.
                                     km al suroeste de la cabecera municipal.

Nota: algunos textos y mapas la escriben como Albercones, mientras que en documentos antiguos se escribía con v, Alvarcones. Se dice que el nombre de Albarcones se refiere a extensión (¿de abarcar?). Erróneamente se escribe también como Albercones bajo la creencia de que había muchas albercas o pozas, lo cual es incorrecto porque esta región es muy árida y existían pocos aguajes.

lunes, 6 de junio de 2016

Leyendas huastecas de muertos



La leyenda del hombre que no creía en la Fiesta de Todos los Santos fue escuchada y recopilada en Tampamolón, SLP y es una leyenda téenek o huasteca; una de las 58 leyendas potosinas que fueron publicadas en el libro Mitos, relatos y leyendas del estado de San Luis Potosí, de Homero Adame. Secretaría de Educación del Estado y Secretaría de Cultura. San Luis Potosí, 2007. La edición estuvo a cargo de la Mtra. Déborah Chenillo Alazraki y el diseño editorial y de portada lo hizo Beatriz Gaytán Reyes.

– – – – – –
Para saber algo más sobre
Tampamolón, municipio huasteco de San Luis Potosí:

Foto de Homero AdameAl parecer no existen referencias históricas que precisen la fecha de la fundación española de este lugar, aunque, en sus crónicas, los misioneros franciscanos lo mencionaban como Santiago Tampamolón. En la antigüedad, sin embargo, había sido territorio téenek hasta que en el siglo xv fue conquistado por los nahuas. Cuatro siglos más tarde recibió la categoría de villa y luego de cabecera municipal.
Sus nombres históricos se deben a lo siguiente: Tampamolón es voz téenek que significa «lugar de muchos jabalíes»; Santiago, es el santo patrono de la localidad, cuya fiesta se celebra el 25 de julio, y la extensión, Corona, tal vez sea en honor a algún personaje distinguido, aunque las fuentes omiten toda alusión a alguien.
– – – – – –
Si deseas leer algunas leyendas de Días de Muertos sigue cualquiera de estos enlaces:
If you rather read some Mexican folk stories in English, follow these links:

jueves, 5 de mayo de 2016

Leyendas oaxaqueñas: la Matlazigua




Esta versión de la leyenda de la Matlazigua proviene de Tlaxiaco (del náhuatl Tlachquiauhco: “En el lugar de la lluvia del juego de pelota”), que es una población ubicada en la Región Mixteca de Oaxaca. De acuerdo con investigaciones arqueológicas, ha tenido asentamientos humanos desde el año 400 a. C. Fue conquistada por los españoles Pedro de Alvarado y Francisco de Orozco entre 1521 y 1522 y la evangelización dio inicio en 1548. Se le concedió el título de villa el 1° de octubre de 1852.

Este libro se puede adquirir en cualquier librería o directamente en las sucursales de Editorial Trillas, o bien, pedirse a través de la tienda en línea siguiendo este enlace:

Para más información sobre el libro y su contenido, sigue este enlace:

miércoles, 13 de abril de 2016

Mitos y leyendas oaxaqueñas: Maldiciones y naguales



MALDICIONES Y NAGUALES
Leyenda de Ocotlán de Morelos, Oaxaca

De donde yo vengo, de un rancho donde vive mi abuelita y vivían mis tíos, dicen que hay brujas y también brujos de esos que les llaman «cuervos» y que también pasan cosas muy extrañas –anticipa Cynthia C. Peralta, una estudiante radicada en Matehuala, S.L.P.

Cuentan en mi familia que como mis abuelitos eran de descendencia española y tenían las creencias cristianas, cuando compraron el rancho les pasaban cosas raras y entonces contrataron a una persona para que hiciera una curación a ese lugar, o sea que hizo una limpia. Pero nada se arregló porque los brujos de allá son muy poderosos y las cosas en el rancho seguían mal.

No sé cómo estuvo, pero parece que a mis abuelitos no les gustó la manera cómo esa persona estaba haciendo la curación porque les dijo que había como una maldición o algo así y no le creyeron; así que le dijeron que mejor no siguiera haciendo la curación. Pasaron varios años y en noviembre de 2003 a un familiar lo mataron muy feo y nadie supo quién lo mató; nada más supieron que le echaron ácido muriático y dicen que su muerte fue muy fea. Luego mi abuelito murió, pero tampoco supieron de qué; y al poco tiempo otro primito murió y nadie supo de qué. Y después, el hijo del familiar que habían matado con ácido muriático murió de un virus muy raro y ese es el único que sí supieron que era de un virus, pero los médicos no se podían explicar el tipo de virus porque no había casos similares en esos rumbos. (Leyenda encontrada en un blog de Homero Adame.)

Todos suponen que esas maldiciones tienen que ver con los brujos que allá les dicen «cuervos» y también les dicen «naguales». (Leyendas de Homero Adame.)

Cuentan que allá en Ocotlán a los perros les ponen collarcitos de alambre como protección porque dicen que si se los quitan los empiezan a ahorcar los espíritus hasta que se mueren los pobres perros. Y así son las tradiciones, pues la gente lo mismo hace con las casas, las protegen pintándolas con una cruz para que no se metan los naguales y traigan desgracias a la gente.

Notas:
1. la foto del Palacio Municipal fue tomada de Fotolog LUISENRIMURCIO. Que el enlace sirva de crédito y agradecimiento a su creador.
2. la imagen de los cuervos fue tomada del blog El tiempo es breve. Que el enlace sirva de crédito y agradecimiento a su creador.

martes, 15 de marzo de 2016

Creencias y supersticiones sobre animales: El tecolote



EL TECOLOTE
Leyenda de Pinos, Zacatecas


Este relato fue publicado en el libro Creencias, mitos y leyendas de animales en el Altiplano, por la Secretaría de Cultura de San Luis Potosí a través de la Dirección de Publicaciones y Literatura, en 2015. Es un interesante y singular tratado de antropología, en el cual Homero Adame se enfoca en un aspecto muy específico del folclor: las muchas creencias y supersticiones que existen sobre animales, pero vistas y narradas como leyenda, en muchos casos. Al final de cada uno de los 57 relatos que contiene el libro, el “arqueólogo de la conciencia colectiva”, como también se le conoce a Homero Adame, añade dos apartados: un comentario sobre el animal o insecto como motivo de leyenda o del folclor universal y la ubicación geográfica y el contexto histórico del lugar donde recopiló esos relatos.